lunes, 1 de octubre de 2012

Empastes

Bueno pues expongo una cuestión a cerca de los empastes que casi a diario se me plantea en la consulta. Un empaste no hace al diente indestructible, lo repara pero no envuelve al diente en una burbuja, esto quiere decir que por supuesto que un diente restaurado puede volver a picarse o a padecer cualquier patología, si un diente sano es susceptible de padecer cuánto más un diente reparado. Al empastar el diente queda sano sin enfermedad y es como si partiese de cero, y depende mucho de los hábitos saludables del paciente la longevidad del empaste.


No hay comentarios:

Publicar un comentario